Preparación ante emergencias para embarazadas y familias con niños pequeños

Las catástrofes pueden ser estresantes, sobre todo si está embarazada o si está a cargo de un niño pequeño. Elaborar un plan de antemano y saber qué hacer en caso de que ocurra una catástrofe le ayudará a preservar su seguridad ante esta emergencia.

Prepárese antes de una catástrofe
• Infórmese acerca de los procedimientos de evacuación y seguridad de la escuela o guardería de su hijo.
• Haga una capacitación sobre primeros auxilios o RCP. Pregunte en su sede local de la Cruz Roja sobre las clases de capacitación.
• Identifique un lugar de reunión para los integrantes de la familia en caso de que estén separados y no puedan llegar a casa.
• Si está embarazada, averigüe en qué otros lugares podría tener a su bebé en caso de que sea imposible llegar al hospital o a la maternidad de su elección. Si está cerca de su fecha de parto, hable con su médico sobre qué hacer ante una emergencia.
• Aprenda a cortar los suministros de gas, agua y electricidad. Tenga un extintor en su casa. Infórmese acerca de los refugios comunitarios y los planes de evacuación, y asegúrese que el tanque de combustible del automóvil esté siempre lleno por si debe salir.

MERS

English PDF or Spanish PDF
English text

Organice sus suministros para emergencias
Arme un kit de emergencias para su familia, que contenga suministros tales como linternas, baterías, un botiquín de primeros auxilios, agua y alimentos.

Si está embarazada, incluya en el kit también lo siguiente:
• alimentos nutritivos como barritas de proteínas, frutos secos, frutas disecadas y granola
• ropa de maternidad y ropa para bebé
• vitaminas prenatales y otros medicamentos
• agua envasada extra
• suministros para un parto de emergencia, como, por ejemplo, toallas limpias, tijeras filosas, aspirador nasal para bebé, guantes médicos, dos agujetas blancas, sábanas y compresas higiénicas
• dos mantas
• zapatos con puntera cerrada

Si tiene un bebé pequeño, incluya en el kit también lo siguiente:
• un termómetro
• copias de la cartilla de vacunación
• toallitas antibacterianas y alcohol en gel
• detergente para vajilla
• una cuna portátil
• alimento para bebés en bolsitas o frascos, y cucharitas descartables
• dos mantas para bebé
• ropa para bebé extra y zapatos para niños más grandes
• portabebé o canguro
• pañales, toallitas húmedas y crema para el sarpullido causada por el pañal
• medicamentos y analgésicos para bebés, como ibuprofeno o acetaminofén
• vasitos descartables pequeños
• fórmula lista para usar en frascos o latas de una sola porción*
*Para utilizar en caso de que sea médicamente necesario

Durante y después de una catástrofe
Si se evacua, recuerde llevar con usted el kit de emergencias con todos sus medicamentos, documentos médicos y suministros de emergencias para su familia. Al llegar a un refugio, dígales a las personas a cargo que está embarazada o que tiene un niño pequeño.

Los cochecitos para bebé pueden no ser muy útiles cuando hay escombros en el suelo, así que un portabebés o canguro es esencial para moverse.

La leche materna es el mejor alimento para el bebé. La leche materna es naturalmente pura, ayuda a proteger al bebé de las enfermedades y es reconfortante tanto para la mamá como para el niño. Si utiliza un sacaleche, es esencial que sepa cómo extraerse leche con la mano y cómo alimentar al bebé con un vasito. Los sacaleches no pueden limpiarse sin agua potable y la leche no puede almacenarse sin refrigeración.

Las madres que están amamantando pueden seguir produciendo leche durante situaciones estresantes, como un desastre, por ejemplo. Es importante que las madres que amamantan consuman una cantidad extra de alimentos y líquidos, aunque incluso las madres que pasan tiempo sin comer pueden amamantar. Mantener al bebé abrigado y cerca suyo le otorgará protección adicional.

Si durante un desastre es médicamente necesario alimentar al bebé con fórmula, se recomienda utilizar la fórmula lista para usar. Es posible que no haya agua potable disponible para mezclar con la fórmula en polvo ni para limpiar biberones y tetinas. Es preferible alimentar al niño con un vasito descartable pequeño. Hasta los bebés más pequeños pueden usar un vasito. Dado que ante un corte de electricidad, sería imposible refrigerar los restos de fórmula, es mejor utilizar envases de fórmula pequeños.

Estar embarazada durante y después de una catástrofe puede ser un momento estresante y perjudicial para el cuerpo. Descanse lo más que pueda, beba mucha agua limpia y coma varias veces al día. Es importante que acuda a sus citas de control prenatal ni bien haya pasado el peligro inmediato. Si no puede llegar al consultorio de su médico habitual, pregunte en el refugio de emergencia o en el hospital del lugar adónde puede dirigirse para recibir atención.

Muchas nuevas mamás se sienten más sensibles después del parto. Es posible que se sienta irritable o triste, o que llore con facilidad. Pero si este estado de ánimo dura más de 10 días después del parto, podría tener depresión posparto. Si cree que podría tener depresión posparto, llame a un profesional de la salud. Es una enfermedad grave. No tenga miedo de pedir ayuda o de hablar sobre sus sentimientos. Si en algún momento siente ganas de hacerse daño o de hacerle daño al bebé, hable con un profesional de atención médica de inmediato.

Enfrentarse a una catástrofe puede ser un momento estresante para una familia, especialmente si tiene que evacuar su casa. Si le preocupa su relación o teme por su seguridad, llame a la Línea nacional de ayuda contra la violencia doméstica (National Domestic Violence Hotline) al 1-800-799-7233.

Los signos del parto prematuro
Después de una catástrofe, algunas mujeres pueden tener un parto prematuro, es decir, un parto que se desencadena antes de la semana 37 del embarazo. Si presenta algunos de los signos del parto prematuro, llame a su médico, vaya al hospital o dígale a la persona que esté a cargo del refugio de emergencia de inmediato:
• contracciones que le endurecen el vientre cada 10 minutos o más seguidas
• dolor leve pero constante en la parte baja de la espalda
• cambio en el color del flujo vaginal o sangrado vaginal
• cólicos que se sienten como los cólicos menstruales
• sensación de que el bebé empuja hacia abajo, lo que se conoce como presión pélvica
• cólicos intestinales con o sin diarrea

More fact sheets
Read more fact sheets from Get Ready in English and Spanish and add your logo.